El arte siempre gana

  • 10 de abril del 2017
  • Arte

La puesta en valor en ciudades como Lima, es una tarea ardua. Su complejidad urbana genera y reclama creatividad para poder hacerlo. Grandes ciudades aprendieron de ello y lo gestionan muy bien por la siguiente razón: genera cultura.

Un ejemplo de ello es el arte mural, un tipo de arte y de forma tan antigua que sobrepasa cualquier sistema político, religioso o social existente. Es decir, nos remontamos a un estado donde el hombre gestiona sus habilidades creativas para expresar su propia existencia. Eliminar esa expresión, es solo una respuesta humana o producto del desgaste natural hecha por el tiempo y el olvido.

Tener una gestión municipal no amigable con este tipo de arte, es una desventaja pero también una motivación para encontrar lugares y espacios donde sí se lo valore. El concreto avanza pero la creatividad es más rápida que ella.

Resulta pues, un gasto estúpido, innecesario e inútil tratar de vencer a la creatividad, pues ella genera valor en el arte y lo demuestran diversos artistas y colectivos, en diferentes ciudades del mundo. Pero ese no es el argumento principal, el argumento es que resulta necesario y lógico ponerle valor a nuestras formas de expresión, puesto a ello se le llama también cultura y la cultura es el producto más invaluable que tenemos como País y como sociedad.

En los años 90’s, recuerdo de niño como cada columna olvidada de un tren eléctrico no terminado, me inspiraba un mundo por conocer y sentirme curioso de que quizás más adelante pueda encontrarlo en mi país. Quizás, los artistas que lo plasmaron pensaron en una reconciliación y revaloración de lo que teníamos. Quizás, cada columna pintaban los valores de un país que necesitaba reconciliarse y construirse consigo mismo.

Me siento muy contento, pues este tipo de expresión retoma nuevamente. Espacios tan necesarios de arte como es la ruta del Metro 1, hace recordar que el arte también genera espacios democráticos y libres. Diversos colectivos, artistas en anonimato encuentran ahora en esos gigantes de cemento, el espacio para gritar cultura. Murales que serán testigos del tiempo pero que hace recordar a nuevas generaciones que nuestra cultura está allí afuera y hará recordar a los más viejos que el Arte encuentra su lugar y estará hasta en el más sólido concreto que se le ponga.

Colectivos como PopulArt o el SOI. Centro de Investigación y Taller Gráfico Shipibo-Conibo lo están demostrando.

El hombre es un ser que necesita expresarse, es la forma en que nos comunicamos y dejamos testimonio de lo que somos y queremos que nos recuerden. Eso nos hace sentir humanos, nos hace sentir vivos.

Fuentes:

Shipibos le dan color al entorno de la linea 1 del metro

Arte Mural – Una alianza con la Arquitectura

Qué sucede cuando no se limita al arte urbano

Alcalde Concreto – Orlando Aquije

Murales Imborrables

The following two tabs change content below.
José Luis Oviedo

José Luis Oviedo

Pasajero y transeúnte de una cultura digital, diseñador gráfico, fan de música nueva, obsesivo en encontrar patrones en todos lados.
José Luis Oviedo

Últimas entradas de José Luis Oviedo (ver todo)

Artículos Relacionados

Ver todos los artículos